UTAN-4-consejos-para-entrar-a-la-universidad-si-tienes-hijos

4 consejos: entrar a la universidad si tienes hijos

Si sueñas con ser un ejemplo de superación para tus hijos y quieres obtener un título profesional que te permita acceder a mejores oportunidades laborales, pero te preocupa la falta de tiempo y recursos para cumplir con estas metas, ¡no te preocupes! Hoy te daremos algunos consejos para que puedas entrar a la universidad y conquistar tus sueños.

Eso sí, antes de inscribirte en cualquier casa de estudios es importante que realices un autoanálisis e identifiques muy bien cuáles son tus talentos, áreas de oportunidad, intereses y propósitos de vida. Todo esto será clave para que elijas un título profesional afín a ti.

Ahora bien, si ya decidiste qué opción académica estudiarás, entonces sí es momento de que te prepares para entrar a la universidad.

1. Aprende a organizar tus tiempos

Contar con un empleo, dedicarle tiempo suficiente a tu familia y estudiar al mismo tiempo, puede resultar abrumador si no aprendes a gestionar tus tiempos.

Por esa razón, es importante que te apoyes de herramientas como Trello, una aplicación digital para planear todas tus actividades durante el día. Al contar con alertas para avisarte cuando tengas que cumplir con cierta tarea o responsabilidad, mantendrás todas tus actividades bajo control.

Procura balancear tu horario para que tengas tiempo disponible tanto para estudiar como para trabajar, además, claro, de momentos especialmente dedicados para pasar tiempo de calidad con tus hijos.

Además, siempre destina algunos minutos en el día para ti mismo. Reflexionar sobre tu día, despejar tu mente y descansar del ajetreo de tu rutina puede darte lo necesario para recargar tus energías y seguir adelante.

Por lo contrario, de no hacer espacio para esto en tu agenda podrías vivir bajo altos niveles de estrés que repercutan en la calidad de tu trabajo o tu capacidad de absorber nuevos conocimientos al entrar a la universidad.

2. Elimina todas las distracciones en tu horario de estudio

Dado que no podrás dedicar largas horas a estudiar y repasar los contenidos de tu plan de estudios de forma regular, es muy importante que el tiempo que destines a esto sea de calidad.

Ante esto, busca desconectarte de tu teléfono y de cualquier otro aparato electrónico que no utilices con fines de aprendizaje al momento de prepararte para tus exámenes, realizar proyectos escolares o simplemente revisar tus apuntes.

Incluso, ya existen aplicaciones móviles que te ayudan con esta tarea, puesto que bloquean el ingreso a tus plataformas sociales durante los horarios que tú les indiques y así evitas grandes distracciones; una de éstas es Focus Lock.

También es importante que pidas apoyo a tus familiares y amigos para que eviten hacerte solicitudes durante el día que desvíen tu atención del estudio. Claro, esto no significa que dejarás de estar ahí para ellos, la idea es simplemente que se comprometan junto contigo a impulsar tu meta de obtener tu título profesional.

3. Incluye a tus hijos en tus procesos de aprendizaje

Nada hará que tus hijos se sientan más orgullosos de ti que ver cómo te preparas y superas tanto personal como profesionalmente.

Por eso, involucrar a tus pequeños en algunas de tus actividades del día a día o apoyarte en ellos para repasar algunos de los temas que aprendes puede ser una excelente idea.

Al hacerlo, no sólo tendrás tiempo de calidad con ellos, sino que les mostrarás cómo has avanzado y les permitirás adquirir nuevos conocimientos.

Una forma de poner esto en práctica es al jugar al salón de clases. Trata de exponer a tus pequeños algunos de los temas de los que te instruyas al entrar a la universidad a manera de juego y permite que participen haciendo preguntas. Aunque no entiendan muy bien los tópicos, ¡no pasa nada! Te sorprenderá lo mucho que valorarás estos momentos con tus hijos.

4. Informa a tus jefes sobre tu deseo de estudiar

Antes de comenzar a estudiar tu carrera, es fundamental que hables con tus jefes sobre tu deseo de cursar una licenciatura y tus planes en general. Esto ayudará a que ellos puedan entender mejor tu situación y apoyarte según sus posibilidades.

Y es que esto puede servir para que organicen las reuniones, evaluaciones y proyectos que tienen destinados para ti en los horarios que más se acomoden según tu estilo de vida.

Además, siempre es bueno que quienes colaboran contigo conozcan sobre tus planes de crecimiento, ya que esto ayuda a que te consideren como una persona dispuesta a mejorar y con un gran potencial para acceder a puestos de mayor responsabilidad en el futuro.

Ten presente que mientras más especialices tu formación, mejores posibilidades tendrás de ascender en el entorno laboral, algo muy importante si quieres mejorar tu calidad de vida y lograr estabilidad económica en los próximos años.

¡Bien! Ahora que ya conoces estos 4 consejos para que puedas entrar a la universidad con éxito, es momento de que investigues sobre las casas de estudio que empatan más con lo que necesitas.

Busca que la institución educativa a la que asistas no sólo cuente con un plan de estudios acorde a tus necesidades y talentos, sino que también tenga modalidades de estudio afines a tu estilo de vida.

Un ejemplo de esto son las Licenciaturas Ejecutivas, las cuales cuentan con horarios flexibles, una duración menor a la de las carreras tradicionales y programas académicos modulares, lo que quiere decir que sólo debes cursar un par de materias a la vez para facilitar su compresión.

Por último, también es clave que la universidad que escojas cuente con el Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (REVOE) en sus licenciaturas, pues éste certifica la educación que recibas ante la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el entorno empresarial en general.

Sin duda, se trata de algo que te abrirá muchas puertas en el mercal laboral, por lo que vale la pena que le prestes atención.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Estudia en UTAN >