En la actualidad, varios estudiantes deben optar por trabajar durante su período universitario por motivos económicos o familiares que dificultan la opción de dedicarse únicamente a sus estudios. Pese a ese contexto, estudiar y trabajar se puede y no necesariamente perjudica el desempeño de ambas labores.

Pensando en ello, te vamos a contar algunos consejos que conviene tener en cuenta antes del ingreso a la universidad para que puedas tener éxito tanto en tus estudios como en el trabajo.

¡Toma nota!

1. Establece horarios y planifícate

En ocasiones, tener una agenda puede ser de gran ayuda para organizar el tiempo: anota todas y cada una de las tareas pendientes por hacer — tanto de la universidad como del trabajo — para que sepas establecer prioridades y, de esta manera, entregar tus tareas a tiempo.

También, define tus horas libres para planificar tus días y cumplir con tus responsabilidades, pero sin dejar de descansar.

2. Mantén una buena comunicación en ambas labores

Si tienes jefes, es importante que les mantengas al tanto de tu situación como estudiante, ya que así podrán tener algunas consideraciones o flexibilidades en los horarios que pueden ser de gran ayuda si debes, por ejemplo, presentar un examen importante o realizar alguna otra actividad de la universidad.

Igualmente, tus profesores deben estar al tanto de tu condición de trabajador para entender algunos eventos que se puedan presentar en el camino a raíz de la misma.

¡La comunicación es clave en ambos casos!

3. Busca un trabajo relacionado con tu carrera

En la medida de lo posible, buscar un trabajo que tenga relación con tu carrera no sólo será de gran ayuda para adquirir experiencia en el área, sino que también te facilitará la relación trabajo-estudio al tratarse de un mismo tema.

Asimismo, podrás ir creando tu propia red de contactos que te servirá cuando termines los estudios.

4. Ten en mente la meta a alcanzar

Probablemente, habrá momentos en que sea abrumador lidiar con ambas actividades —estudiar y trabajar— al mismo tiempo: cuando sientas que es mucho el cansancio o el estrés, siéntate y respira, piensa en las razones por las que estás haciendo este esfuerzo y continúa.

¡Nunca desistas hasta alcanzar tus metas! Al final, la recompensa valdrá la pena.

5. No descuides tu salud

Con una rutina tan agitada, muchas veces se deja a un lado cosas vitales como descansar, ejercitarse y comer saludable, entre otras.

Por este motivo, haz un pequeño espacio en tu calendario — todas las semanas — para distraerte o hacer alguna actividad que te guste, ya que así podrás despejar la mente y tendrás más fuerzas para seguir adelante.

Como ves, mantener un equilibrio entre estudiar y trabajar no es muy difícil, sólo pon en práctica estos útiles consejos y, por supuesto, apóyate en una buena universidad que favorezca la realización de ambas labores sin descuidar tu rendimiento estudiantil ni tu desempeño laboral.

Por último, si tu caso corresponde al de alguien que ya empezó sus estudios universitarios, pero no terminó, te invitamos a descargar y leer el siguiente material:

Powered by Rock Convert

Powered by Rock Convert