Una opción ideal para quienes buscan mejorar su realidad financiera y laboral es formarse académicamente en una institución de educación superior. Pero, ¿qué pasa si no se puede entrar a una universidad pública?

Según el Sistema Nacional de Información Estadística Educativa, en México existen más de 5,3 mil escuelas e institutos educativos de nivel superior, de los cuales casi 2,2 mil son públicos. Es decir, no entrar en una universidad pública aún te deja con un 59% de opciones para obtener una certificación académica.

A continuación, te mostraremos de manera breve lo que puedes hacer para graduarte en la universidad aún si no conseguiste entrar a una institución pública.

1. Inscribirte en una universidad privada

En México existen muchas opciones académicas privadas, pero es importante que, antes de decidir, tengas en cuenta ciertas características, por ejemplo:

Calidad académica

Esto quiere decir reconocimiento nacional e internacional. Ya que si quieres formarte para enfrentar los retos del mercado laboral, tu educación tiene que ser de buen nivel.

Esto va de la mano con la excelencia de los docentes que imparten clases dentro de la universidad. Al final, son ellos quienes llevan en sus hombros las tareas de guiar y tutorear de los profesionales del mañana.

Responde el siguiente quiz sin costo para ayudarte a tomar la mejor decisión para elegir tu futura carrera:

CTA-FINAL_quizz

Matrículas accesibles

Dentro de la oferta de universidades en México encontrarás opciones muy costosas y, por otra parte, también sumamente baratas. La mejor elección es una en el medio de las dos, que cuente con prestigio y calidad.

Pero si ya te fijaste en una universidad costosa y de alto nivel, debes saber que hay maneras de costearla sin necesidad de tener mucho dinero, por ejemplo:

I. Becas

La Secretaría de Educación Pública abre anualmente postulaciones para personas que quieran optar a becas universitarias. En algunos casos, este tipo de ayuda se obtiene a cambio de altas notas, y puede ser desde la mitad de la colegiatura hasta el monto total de la matrícula.

II. Financiamiento

Instituciones privadas, como empresas de tecnología, bancos, entre otras, ofrecen financiamiento como parte de su plan de apoyo a la educación superior. En ocasiones, estos programas también incluyen posgrados y carreras en el exterior.

También existen programas educativos online que cuentan con el mismo prestigio que las carreras presenciales y son de menor costo, y además te permite evitar gastos de movilización y alimentación.

2. Prepárate para el próximo año

Quizá, si acabas de ser rechazado de una universidad pública, este no sea el consejo que esperabas, pero es una opción importante para poder quedar en la próxima lista de admisión.

Prepárate con cursos y estudios particulares que te ayuden a obtener mejores calificaciones y puedas ser admitido.

3. Toma un curso relacionado con la carrera que deseas

Si lo que quieres es titularte para trabajar en un giro específico y no logras entrar en una universidad pública, una buena opción es hacer un curso relacionado con ese sector.

Existen cientos de cursos presenciales y en línea que te pueden dar la capacitación suficiente para entrar en una empresa y poder ir escalando poco a poco.

Ya que estás pensando en empezar la universidad, ¿quieres saber qué te espera al salir de ahí? Conoce lo que podrías conseguir con un título de educación superior.

¡No te desanimes!

No entrar en una universidad pública no es el fin del mundo. Como ves, tienes opciones para mejorar tu calidad de vida y cambiar de ocupación.